lunes, 3 de noviembre de 2008

Descalabro incomprensible de Guante Blanco.


Finalmente los peores pronósticos se han cumplido y Guante Blanco se va de la parrilla de TVE, para pasar a internet. Pese a sus buenas críticas en internet, pese a su buen inicio en audiencia, pese a que de nuevo, Ramón Campos y su equipo hayan demostrado que se puede realizar una ficción de calidad en este país (¿a qué precio?). Pese a todo, el que la quiera ver, tendrá que hacerlo por interne o esperar a que los programadores decidan rehubicarla de aquí a unos meses, tal y como han hecho con Lex en A3.

Para los no puestos en el tema, Guante Blanco era hasta la semana pasada la nueva serie de Bambú Producciones, creadores también de la exitosa Desaparecida. La trama básica de la serie está inspirada en películas como La cuadrilla de los once, Nueve Reinas, El golpe, o cualquier película que les pueda venir a la cabeza, en la que policía y ladrón se persiguen y en la que el equívoco, y el arte del robo y estafa juegan un papel importante. Así, policía persigue a ladrón y ladrón huye de policía. Eso, mezclado sabiamante con intensas escenas dramáticas centradas en el núcleo familiar de cada uno de ellos y con la salpimentada cómica de turno encajada en las escenas de la preparación del robo a cargo de la cuadrilla. Suménle a eso, un reparto de lujo para una serie, con actores tanta experiencia en cine como Carlos Hipólito, Jose Angel Egido o Jordi Dauder, además de un extenso casting más que acertado para el resto de personajes con nombres como Eloy Azorin, Leticia Dolera, Ana Risueño o el acertadísimo José Luis García Pérez como Mario Pastor (ladrón de la serie y alma mater de los capítulos emitidos). Ni que hablar tiene, la cuidadísima banda sonora, los sorprendentes títulos de crédito de inicio, la estructura perfecta a lo largo del capítulo (secuencias musicales para las escenas de robo, flashforwards para el inicio del capítulo) y la combinación perfecta entre suspense y sorpresa, que enganchan perfectamente tras el visionado de un par de capítulos. Si a eso le añadimos, que el último capítulo está dirigido por Jorge Sánchez Cabezudo (La noche de los girasoles), lo cual se nota tanto en planificación, como en la puesta en escena, es casi incomprensible lo que ha sucedido tras la emisión de los 3 primeros capítulos.

¿Qué puede fallar entonces para que tras tres capítulos la serie haya pegado una caída en picado? Las serie ha perdido casi la mitad de los espectadores que siguieron el primer capítulo pasando de un 15,9% de share, a un 8%, (reubicación incluida de miércoles a viernes), lo cual no sirve para los publicitarios de TVE, que están casi obligados a la pronta retirada de Guante Blanco de la parrilla. No sé exactamente qué puede fallar, cuando a los ojos de la gran mayoría, la serie brilla por su calidad, su rigor, su sinceridad y su atrevimiento, como una nueva apuesta de hacer algo distinto de la ficción televisiva española.

Este fracaso en audiencias, unido a la caída en picado de Cazadores de hombres de Antena 3 (Ficción Tv), o a la todavía reciente apuesta de TVE en Plan América (Notro), a la cual me refería hace algunos meses, consiguen que los huecos para que las grandes cadenas apuesten por este tipo de ficción sean más pequeños o casi nulos. Así pues, seguiremos viendo en nuestra parrilla las dramedias que desde Médico de Familia, parecen dar tan buenos resultados a las diferentes cadenas, cuando sin embargo, el público cada vez más acostumbrado a la ficción norteamericana reclama otros contenidos, que no entumezcan nuestra televisión. Mal acostumbrados a las sitcoms españolas y las dramedias de corte familiar, las series diferentes, más cercanas a una ficción seria de calidad, que no buscan un público generalista, parecen no tener cabida en la parrilla. Al menos, eso indican los audimetros repartidos por todo el país.

¿Quién es el último responsable pues de que la ficción televisiva española no avance? ¿El espectador? ¿Las cadenas televisivas? ¿Los responsables de marketing y publicidad de las TVE? ¿Las innumerables productoras que prefieren no arriesgar al ver descalabros como el de Guante Blanco? Respuestas aparte, lo triste, es que una vez más, el pato lo pagan los espectadores, o al menos, los espectadores, que una vez más, le habían dado una nueva oportunidad a una serie que independientemente de su calidad (¿notablemente superior al resto?) sí suponía al menos, una nueva apuesta continuista con la calidad que había consolidado a Desaparecida, y que de nuevo sin saber muy bien porqué no tiene cabida en la encostrada parrilla de la televisión española.

7 comentarios:

GUIZMO dijo...

La culpa para mí, amigo cazador, es de dos circunstancias:

- La tremenda dependencia de los índices de audiencia que definen lo que sigue y lo que no bajo el yugo de factores tan externos a la calidad audiovisual como son las franjas horarias de emisión y los anunciantes.

- El público que, a mi juicio y aunque suene elitista, simple y llanamente demanda mierda en pastillas de Avecrem. El éxito de 'Escenas de matrimonio' (entre otros tantos que deslucen la parrilla) por sí sólo ya ejemplifica esta circunstancia.

Si a un factor le sumamos el otro...

Saludos ;-)

Nacho. dijo...

Sí, como decía Billy Wilder: dos y dos...son cuatro, pero mejor mejor que la suma la haga el espectador.

Miss Julie dijo...

Me siento tan desconcertada como tú. El otro día, en el Encuentro de guionistas del Ateneo de Madrid, la gente más joven se quejaba de que la mesa de guionistas de series (Ladrón de Guevara, Mellizo y Macías) no habían contestado a la siempre repetida pregunta "¿Cual es el secreto de su éxito?". (Ladrón de Guevar y Macías para el que no lo sepa son guionistas de "Cuéntame")pero es que ellos tampoco lo sabían. Los tres habían trabajado en series de éxito y en series que se habían dado el gran batacazo y muchas veces la calidad no había sido el elemnto determinante para un resultado u otro.

Estoy bastante de acuerdo en el análisis de GUIZMO respecto a la dependencia de los índices de audiencia que no permiten que las series cuajen entre la audiencia y se ajusten por parte de quién las hace. Yo añado que muchísimas veces los programadores parece que no tienen ni idea de cual es la realidad, ni del target al que pueden interesar las series. Series que se programan después de formatos de éxito tipo "Mira quién baila" para que el factor "arrastre" ayude al producto nuevo, sin tener en cuenta que el target del programa anterior no tiene nada que ver con el público objetivo al que le puede interesar la serie, por tanto una vez que empieza la serie se produce una debacle de audiencia porque "esa audiencia" se va a otro programa de su estilo. Lo peor es que el análisis que se hace es: "El público no quiere ver este tipo de series", cuando el análisis debería ser, a mi juico, claro "Éste público no es al que va dirigido esta serie". En fin... ¡Seguiremos en la brecha y qué Dios nos pille confesaos!. Muy interesante tu blog.

Nacho. dijo...

¡Muchas gracias Miss Julie!
Como bien dices comparto al 100% tú teoría: el error se multiplica si el análisis que se realiza no es adecuado.

Es por eso, que quizá al público sí le interese en este caso la serie, pero no sea el target de TVE.

Si Guante Blanco hubiera caído en otra cadena que no es necesario nombrar, quizá ahora estaríamos hablando de las razones de su éxito.

Nos conformaremos con seguirla en internet.

Un saludo!

Raquel dijo...

Curioseando tu blog, descubro que menos mal que aún no siendo guionista profesional estaba opinando lo mismo que vosotros y que la serie Guante Blanco era muy buena y que me estaba gustando mucho.

Desde mi punto de vista, es decir, como maestra y futura psicopedagoga, me parecio una buena serie porque se tenía en cuenta todas las dimensiones: la vida profesional, familiar, social,... Además me gustaba ver como vivían dos vidas totalmente diferentes los ladrones, como si tuvieran un trastorno disocial.

Lo que más me da rabia es que ahora no puedo seguir viéndola porque no está subtitulada en internet...

Nacho. dijo...

Quizá querida Raquel, sea una de las cuentas pendientes de internet, que por desgracia todavía no ha cuajado en las cadenas. El subtitulado de las diferentes.

Una pena que no se acuerden de este tipo de cosas.

Saludos!

Raquel dijo...

Gracias por tu comentario, por tu apoyo.

Durante las vacaciones de Navidad escribiré un e-mail o una carta a cada uno de los canales para ver si pueden solucionarlo porque lo veo factible.

Buenas noches.