lunes, 10 de enero de 2011

POSTPRODUCCIÓN II. LA GRANJA. La música.


Estas navidades grabamos la música del cortometraje. Poco o nada tiene que ver grabar la música en un estudio y realizar una premezcla musical, a que la música entre directamente por librería (ordenador). Por supuesto, el esfuerzo (sobre todo de producción, no sólo económico) es mucho mayor, pero la calidad sonora, así como la adecuación de la música a las imágenes también es mucho más certera.

Para los que como yo, nunca han grabado una banda sonora original (no hasta el momento), quizá les resulte interesante conocer cómo es el proceso. Detallo aquí, el que se ha seguido, al menos en nuestro caso. Quizá para alguien que pueda perderse por el blog le sea ilustrativo de cómo se graba la música para un cortometraje.

Paso 1. Búsqueda de un músico. Lo primero es encontrar un compositor que esté dispuesto a crear la música para la banda sonora del corto.

Paso 2. Guión y visionado. Enviarle el guión y la primera versión de montaje de imágenes. Da igual si no es la definitiva. Si el compositor ha realizado otras bandas sonoras, estará más que acostumbrado a ver cortometrajes incompletos. No siempre se encuentra un compositor a la primera, y no todos los compositores encajan con todos los géneros que hay.

Paso 3. Reuniones y conversaciones telefónicas. Hablar del presupuesto con el que se cuenta para la grabación (lo cual determina no sólo el número de instrumentos, sino también la grabación en sí y las posibilidades que tiene uno. No es lo mismo media docena de instrumentos que contratar a la Filarmónica de Viena), resolver cuestiones creativas, respecto a la historia, personajes y ritmo musical, hablar de cómo debe ser la música, de referencias en otras películas, de qué debe transmitir, así como delimitar qué instrumentos deben predominar y cuáles no. También es necesario delimitar el formato de grabación de sonido. En nuestro caso, tal y como explique aquí, el compositor y el diseñador de sonido se reunieron previamente porque música y diseño sonoro (al menos en este cortometraje) han resultado ser una sola unidad. Así que no hay muchas diferencias entre música y diseño sonoro.

Paso 4. Maquetas. Recibir una primera maqueta musical que el compositor realiza a partir de instrumentos de librería. Volver a hablar con el compositor e intentar que la segunda maqueta se adecue a lo que realmente buscas. Aquí es bueno tener tiempo. No ha sido nuestro caso, en el que hemos trabajo bajo presión temporal por la fecha de estreno.

Paso 5. Partitura e instrumentos. Cuando la maqueta está lista buscar instrumentistas. Es decir, encontrar las personas que tocarán la banda sonora. Buscar estudio y técnico de sonido que grabe la banda sonora, así como para la realizar la premezcla musical. Si es necesario, buscar un director para los instrumentistas. En nuestro caso era necesario. Mientras, el compositor escribe la partitura para entregársela a los músicos.

Paso 6. La grabación. Divertida, pero al menos para mí, muy cansada. Un día de grabación de banda sonora equivale en esfuerzo a un día de rodaje. Todo el día escuchando una y otra vez, los mismos acordes, que por sí solos tampoco parecen gran cosa. Se repiten tomas, se grabanvarias veces cada fragmento hasta que el compositor da el visto bueno (normalmente cuando la tonalidad, afinación y ritmo son adecuados). Una vez se graba la música, se realiza la premezcla musical. Se adecuan los niveles de cada instrumento grabado, se mezcla con los instrumentos que se hayan decidido incluir de librería y se crea una sola pista sonora. Todo esto, entre mezclador, compositor y director del cortometraje. En nuestro caso, todo realizado en una jornada (un día).

Paso 7. Esta pista sonora se le da directamente al diseñador de sonido, para que la tenga en cuenta en su diseño sonoro. Posteriormente, con el trabajo del diseño sonoro (diálogos más ambientes y efectos sonoros), se realiza la mezcla final. De momento en algunas partes del cortometraje, Sergio (diseñador sonoro) todavía no sé cómo no se ha vuelto loco porque suenan hasta 25 pistas de sonido a la vez. Para haceros una idea, el sonido de un disparo puede estar formado por hasta 5 o 6 sonidos de disparos diferentes. Pequeños trucos que ayudan a que todo sea más verosími y que ya dependen directamente del ingenio del diseñador de sonido para solucionar los problemas.

Y hasta aquí este breve resumen de la grabación de banda sonora para un cortometraje. De la mezcla final ya hablaré más adelante, porque la realizamos este fin de semana. La verdad que el mundo sonoro es apasionante, y puede determinar en buena medida, el resultado final de un producto. Nosotros sabemos que una buena parte de la verosimilitud final nos la jugamos con el sonido. Es por eso que, a diferencia de otros cortometrajes anteriores, le estamos dedicando tanto tiempo.

Al menos para mí, ya hay un par de secuencias que han ganado mucho después de escuchar la premezcla del diseño sonoro, en la que ya se incluye música, ambientes y diálogos. Ver cómo todo cobra vida poco (imagino que esto le sucederá a todo el mundo) es una de las mejores sensaciones que se pueden tener, y también uno de los últimos pasos creativos en el largo proceso de posproducción. Imagino que todo en todo este proceso en un largometraje, el director no está tan presente. Pero conocerlo, creo que ayuda a entender qué posibilidades ofrece cada secuencia. Tener claro qué se busca sonoramente, creo que es el factor fundamental para que todo avance sin muchas trabas. Paso a paso... seguimos avanzando.

3 comentarios:

Ignacio Estaregui dijo...

¿5.1?

Cuando estrené "¡Al Quinto!" el 22 de diciembre se acababan de estropear las cajas del Centro de Historia, una putada. Espero que las tengan a tiempo para el tuyo, mete caña, porque es una pena que tanto esfuerzo luego no se pueda apreciar.

David dijo...

Bienvenido al mundo del estudio. Imagina eso pero durante 3 meses!

Nacho. dijo...

Nacho, 2.0 estereo. No nos llega para el 5.1. Una pena...Vamos a ver si esas cajas se arreglan a tiempo.

David, imagino que cuando trabaja en un largometraje, al menos en el caso del director, se mantiene un poco más al margen. Igualmente veo que es una de las partes más creativas y más entretenidas de todo el proceso.

¡Saludos!