lunes, 14 de junio de 2010

Pre-produciendo II - La granja - Financiación y reparto.


Ha pasado casi un mes desde la última vez que escribí respecto a este tema. Sin embargo la máquina de la pre-producción de La granja sigue en marcha.

Todo parace avanzar en buena dirección. El equipo de producción está trabajando de lo lindo. Siguen buceando como nunca para intentar llegar a una financiación que nos permita rodar en condiciones. Andan revueltas (por ahora casi todo son mujeres en mi equipo de producción) entre papeleos, solicitudes, permisos, etc. La verdad que es una suerte poder contar un equipo de producción que te permite meter cabeza de vez en cuando en semejante vorágine para enterarte de lo que sucede, sin necesidad de agobiarte hasta la saciedad con problemas, números, o páginas de excel que no siempre traen buenas noticias.
Estos meses hemos tenido de todo. Algunas sorpresas económicas muy gratificantes, otras no tan buenas, y otras sencillamente diferentes a lo que esperábamos, o a lo que aspirábamos. Digamos, que uno siempre tiende a pensar en lo mejor, pero luego tiene que aceptar cómo está la situación en este momento. Y tal y como pintan las cosas, nos sentimos afortunados por poder rodar un proyecto este año. De momento a cada golpe que hemos recibido en la poco gratificadora tarea de buscar financiación hemos intentado pensar en nuevas vías económicas...

Mientras, en lo personal, tengo que decir, que cada día que pasa me siento un poco más cerca (fícica y psicológicamente) de esa granja que a buen seguro ocupará todo mi tiempo libre de verano. Empiezo a ver con claridad los planos después de las cuatro obligadas visitas de localizaciones previas. La última de ellas con Luis, el director de arte, fue verdaderamente interesante para resolver algunos problemas logísticos de los emplazamientos donde rodaremos. ¡Al fin hemos encontrado una manera útil y rentable de rodar en los alrededores de una zanja de mierda enorme!
Puedo contagiarme de la atmósfera que estoy buscando para el cortometraje, e intento que todas las referencias que he ido visionando estos meses se filtren de forma orgánica entre los planos del futuro cortometraje. No olvido que esto es un reto, que voy a tener la oportunidad de rodar un cortometraje de un género que admiro y respeto, y que de alguna manera tengo mucha documentación en el subconsciente. Quizá haya visto más películas de terror en vida que de cualquier otro género. No sé todavía si con bueno o mal criterio...

Y mientras, yo trabajo en lo que a mí me toca y sigo buscando los actores que conforman el reparto que poco a poco se van confirmando. Hace poco más de mes y medio, y tras las correspondientes pruebas de cámara, encontré a Eva (la cabo de la Guardia Civil), uno de los personajes principales de la historia. A la vuelta de la esquina espero comenzar los ensayos con ella. Todo lo que sea necesario para que el personaje sea lo más verosímil posible. Creo que va a ser una experiencia de lo más enriquecedora, porque los dos estamos ilusionadísimos con este proyecto, y los dos sabemos que nos los vamos a pasar genial con esa documentación previa antes del rodaje.

Hace unas semanas también dimos al fin con el el sargento del cuartel. Si todo va bien será el actor en el que había pensado desde un principio. Digo si todo va bien, porque claro...todo esto siempre está sujeto a posibles películas o series que puedan salirle al actor durante las fechas del rodaje. Ya sólo nos queda saber quién interpretará a Paco (parte del alma de esta historia). Ojalá las buenas vibraciones que tengo estos días se confirmen con el actor que estamos buscando. De momento el contacto telefónico ya está hecho, y estamos a la espera de saber si le agrada el guión y si puede venirse por fechas de rodaje.

Todo esto sé que suena algo aburrido, y repetitivo. Sólo me apetecía compartir, que ya voy notando como todo esto toma forma. Creo que en cuanto mis obligaciones universitarias me dejen, al fin podré centrarme con los cinco sentidos en el cortometraje. Algo fundamental para que cualquier trabajo salga bien. De momento no ha sido posible, pero julio está a la vuelta de la esquina. Para mí se abre un nuevo horario de oficina dedicado a La granja que a buen seguro me llevará todas las tardes del verano a trabajar durante estos dos meses de verano en este cortometraje.

Llega el calor, la playa y las vacaciones para la gran mayoría. Creo que yo de eso voy a tener más bien poquito este año. Para nosotros este verano nos va a traer muchos atardeceres detrás de los silos de pienso de una granja, lindas noches a la vera de los campos de maíz, y largos paseos por las afueras de un pueblo tranquilo ¿Bucólica imagen verdad? No querrán imaginar como huele...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Se escribe vorágine.

Nacho. dijo...

Anotado anónimo. Gracias. Actualizar casi sin tiempo es lo que tiene...

Saludos!

Vanessa dijo...

¿De miedo? Uuuuuuuuu… ¡Me gusta! Pues claro que os va a salir muy bien, con todo el empeño que le estáis poniendo, estoy segura. Lo de la zanja sí que es un pequeño inconveniente, pero nada que unas cuantas máscaras antigás no puedan solucionar ;) Ánimo que ya queda poquito, mucha suerte y ¡a disfrutar ese verano campestre!