lunes, 8 de junio de 2009

Respete usted el formato por favor.


Mensaje a los diversos proyeccionistas de muestras, festivales, certámentes y eventos varios:

Por favor, respete el formato en el que ha sido rodado el cortometraje (aplíquese también a cualquier otro audiovisual).

No es tan complicado. Y más después de leer las interminables fichas que piden en muchos festivales, donde se le pide al cortometrajista casi todo menos su signo del zodiaco. Entre otras cosas el formato de pantalla del cortometraje. Tan sencillo como mirar la parte trasera de la carátula donde normalmente se especifica. Tan sencillo como comprobarlo antes de una proyección. Tan sencillo como cambiar el formato del proyector antes de cada proyección para respetar el formato en el que ha sido grabado.

Se lo aseguro. No es complicado. Limítese a fijarse cuando llega el cortometraje en el formato en el que ha sido grabado. Si el formato es 16:9, por favor proyéctelo usted en 16:9. Si el formato es 4:3, por favor, proyéctelo usted en 4:3. Si el formato es otro, por favor, respételo igualmente.

Aunque no lo crea, está pervirtiendo cada uno de los planos, cada uno de los encuadres, cada una de las imágenes, tal y como si cambiara usted los colores de una pintura, o como si añadiera o quitara notas a una partitura musical. No se tome esa licencia por favor. No nos gusta.

Si todo esto le parece complicado, limítese a usar su sentido común. Fíjese en ese círculo que parece un huevo. Efectivamente. Está alargado. Bien, entonces es que usted está proyectando en 4:3, algo que debería ser proyectado en otro formato. ¿Y ese cara que parece un pigmeo? Bien, eso es que usted está proyectando en 16:9 o 2:35, algo que está grabado en 4:3.

No lo creerá, pero los que se dedican a esto, tienen en cuenta el formato a la hora de planificar sus audivisuales. No es lo mismo encuadrar para un formato que para otro. Los puntos de interés cambian, las líneas de atención cambian, la proporción de imágen y por tanto los huecos a rellenar en cada plano cambian.

No importa si usted es el proyeccionista del festival de cortometrajes de Cantalapiedra, o el proyeccionista de los videos de la gala de los Goya. No hay excusa para proyectar algo en un formato diferente al que ha sido grabado.

Así que por favor, no nos quite usted el poco arte que tienen algunos cortometrajes, que ya es bastante complicado captar la atención del espectador. Respete usted el formato por favor. Los cortometrajistas se lo agradeceremos. Los espectadores se lo agradecerán. La señora de la última fila que dice "se ve extraño ¿no?" también se lo agradecerá.

7 comentarios:

GUIZMO dijo...

Intuyo que a alguien no le han respetado el formato hace poquito. Soy sagaz ¿eh?
Por cierto, me quiere sonar esa representación de la medida áurea, como si la hubiese visto en algún sitio, no sé...

Nalda dijo...

No me hables de los 16:9, que me han traído de cabeza en los últimos tiempos.

Si te sirve de algo, no hay nada ni nadie perfecto. Por mucho que muchos se empeñaran en creer lo contrario. Menos mal que el tiempo es el mejor consejero.

Un abrazote

Aragüés dijo...

Amigo Nacho. Apoyo tus palabras al 100%. En algo así como 10 años que llevo proyectando mis cortos por destivales creo que NUNCA se han proyectado correctamente. Por eso siempre he preferido organizarme yo mis estrenos y pagarlos, porque así sabía que saldrían bien. Solo recuerdo una proyección que funcionó, la de Fuentes de 2007, porque los proyeccionistas eran Servoeléctrico cinematográfico, que son buenos amigos y ya hicieron el estreno de "Perceval". Porque quedé yo con ellos personalmente antes y probamos antes la copia, la ventanilla, etc. Porque ningún festival se preocupa por hacer pruebas de proyección con los directores. Yo siempre lo he pedido y he tenido que luchar para conseguirlas. A veces, ni eso. No hablaré del Festival de Huesca del mismo año donde me hicieron pasar VERGÜENZA. Ni un plano enfocado, la ventanilla incorrecta, los subtítulos eléctronicos desincronizados y el sonido de risa. Y seguramente, solo porque soy de Zaragoza.

GUIZMO dijo...

Mejor me callo...

Amador dijo...

Pues sí Nacho... es el pan de cada día pero supongo que luchar contra ello es darse contra un muro, porque el encargado de darle al play es un currito al que poco o nada le importa lo que se esté viendo. Quizás habría que empezar por ahí, exigiendo profesionalidad como en cualquier otro terreno.
Oye, por cierto, qué imágenes más estupendas salen en la wikipedia para ilustrarlo, no??? jeje.

Te veo pronto, creo. Un besote.

Freud-Seraphin Stanlake dijo...

Resquemor...

Santa razón. Hace poco conocí a una tipa a la que, amablemente, llamábamos Keira Knightley 16:9, por su aspecto de Keira ligeramente escachada. Creo que fue un gran apodo, al mismo tiempo que una crítica a lo que tú planteas.

Suerte con tu lucha.

Nacho. dijo...

Guizmo, efectivamente el formato no fue respetado, pero vamos, que no ha sido la primera ni la última vez (seguro).

Nalda, no es cuestión de ser perfecto, más bien un poco atento.

Pablo, no creo que fuera porque eres de Zaragoza, pero igualmente sí que costaría poco un previo pase para ver que tal se ve todo.

Amador, Freud, habrá que seguir pidiendo cierta profesionalidad.

Saludos a todos!